Domingo, 03 de noviembre de 2013

Michael G. Mott

 

Nota de TAC: Michael Glenn Mott es un reconocido músico británico que se encuentra en Trujillo enseñando a jóvenes instrumentistas del Conservatorio Carlos Valderrama y dirigiendo la Orquesta de Barro de la Asociación Arpegio.

Entrevista tomada de "La habitación de Mr. Hyde". Suplemento Enfoque del Diario La Industria del 27 de octubre de 2013

-----------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

"LLEVO LA MÚSICA EN LA SANGRE"

-      ¿Cómo se involucra en el mundo de la música?

-      Yo comencé a los cinco años en el coro de mi iglesia, eso es muy tradicional en Inglaterra: luego, a los 11 años, empecé a tocar el órgano y a los 13, yo fui el director musical de mi iglesia. No hay otros músicos en mi familia, solamente yo, y yo entré al Conservatorio hace 40 años para estudiar Dirección de Orquesta, Órgano y Acompañamiento. Creo que toda mi vida, la música ha estado en mi sangre. (Risas)

 

-      Pero si no había músicos en su familia, ¿cómo le fue gustando este arte?

-      En Inglaterra es muy normal estudiar música a una edad muy temprana, además yo tenía cierta habilidad para tocar y fui perfeccionando mi nivel técnico para ingresar al conservatorio. Toda mi vida mi intención era ser músico.

 

-      ¿Y cómo se siente cuando interpreta la música?

-      Yo tengo mucho interés en la música romántica del siglo XIX, especialmente los compositores de Inglaterra, la otra parte de mi interés es la música contemporánea. Me gusta toda la música, pero no tengo tiempo para estudiar jazz ni música folclórica.

 

-      En Inglaterra se ha desarrollado un fuerte movimiento del rock, ¿usted no se sintió interesado por los Beatles, por los Rolling Stones, por ejemplo?

-      Con mis amigos voy a los conciertos de rock, de heavy metal (risas); absolutamente, es música valiosa, pero están en el otro lado de la calle, yo no tengo tiempo para estudiar eso. Yo estudio tres o cuatro horas mi instrumento y partituras de música, pero aprecio los otros géneros musicales.

 

-      ¿Qué nos puede decir de su trabajo en Trujillo…?

-      Yo espero que mi experiencia pueda servir para equilibrar la relación del nivel musical que existe entre el Perú y Europa. Para mí es importante reconectar a los estudiantes de la música, así que yo doy lecciones de interpretación, de ejecución, los diferentes estilos…es la razón del concierto del viernes (pasado), para demostrar que la música es muy diferente en cada etapa.

-      ¿Cuáles son sus directores favoritos?

-      Actualmente no tengo un director favorito. Para mí el trabajo de un director obedece a la respuesta de la pregunta: ¿cuál es la intención original del compositor?. Y el rol del conductor es investigar eso y reproducirlo en la obra. Mi personalidad no importa, los directores piensan que son dioses, pero lo importante es desarrollar el trabajo de equipo con la orquesta.

 

-      ¿Cuál es su forma de conducir a una orquesta?

-      Normalmente soy muy tranquilo, busco explorar los colores, dar un poco la explicación de la obra, su contexto, es decir, que la orquesta entre en el mundo del compositor para reproducir el sentimiento del compositor. Mi concentración cuando estoy dirigiendo es total.

 

-      Pero me han contado que usted es muy temperamental, estricto y disciplinado…

-      Para mí la disciplina y la conducta del músico es importante porque es la demostración de su respeto, no para el director, sino para la música, especialmente acá donde hay menos oportunidades para escuchar música. Ustedes en Trujillo tienen mucha suerte de tener una orquesta sinfónica, pero pienso que no mucha gente aprecia a este elenco.

 

-      ¿Cómo ha sido para usted el choque cultural entre Inglaterra, donde todo es más ordenado, y Trujillo, que es una ciudad un poco caótica, desordenada…?

-      Yo viví siete años en la India, otro año en Guatemala y también trabajé en México, y sí, la vida es muy diferente acá, es un poco informal, pero en comparación con la India, está muy bien. La música es un reflejo de la cultura, así que es otra de las razones por qué yo quiero tocar música de compositores peruanos.

 

-      ¿Qué le gusta y qué le disgusta de Trujillo?

-      (Risas) Me gusta mucho la comida, es excelente, hay mucha variedad. Lo que no me gusta son las casas antiguas que se están destruyendo y no las remodelan; la gente posiblemente no está orgullosa de los edificios, para mí eso es un poco triste, pues Trujillo tiene mucho potencial.

 

Entrevistador: Luis Fernando Quintanilla

 


Tags: michael g mott, luis fernando quintanilla, sinfonica trujillo peru, carlos valderrama, orquesta de barro

Publicado por Trujilloarteycultura @ 9:17 AM  | M?SICA
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios