Domingo, 15 de agosto de 2010

De: Diario Correo ? Columna Opini?n -12/08/2010

Por: Jos? Antonio Ulloa Cueva

Director del CLIAC

?

A?n se escucha por algunos rincones decir que Trujillo es la ?Capital de la cultura?. Sin embargo, en nuestra ciudad la cultura siempre ha sido vista como una damnificada de la sociedad, como la mendiga a la que hay que ayudar a sobrevivir, siempre a la espera que ?alguien auspicie o apoye para que salgan las cosas?, siempre mirando al artista como una ?especie extra?a e informal?, siempre deseando que las cosas se den ?por amor al arte?.

Sin adecuadas pol?ticas de gesti?n cultural, sin espacios implementados, sin presupuestos id?neos y sin adecuados procesos de promoci?n, el arte como forma de comunicaci?n y la cultura en general andan divorciados de las estrategias empresariales y las pol?ticas de gobierno. Es cierto, no existe una industria cultural en nuestro pa?s, menos en nuestra ciudad. Lo que hay son esfuerzos aislados y casi heroicos por crear oportunidades para mostrar a los artistas y generar vasos comunicantes con el p?blico.

?

Pero el desarrollo cultural no es solo asunto de artistas, es un tema que debe tambi?n involucrar a gestores, promotores, p?blico, comunicadores, empresarios y autoridades. La articulaci?n coherente y planificada de estos actores permitir? tener una mejor ciudad. Hay que empezar por educar al p?blico, por informarlo y motivarlo par que se acerque libremente a las diversas manifestaciones culturales.

En Trujillo no hay una agenda cultural ordenada que nos muestre como escenario para el encuentro entre las personas y el arte. Actividades dispersas, centros culturales con escasa promoci?n, nula cualificaci?n de las propuestas, ignorancia en la curadur?a, calidades dis?miles, protagonistas que tiran cada quien para su lado, artes desintegradas, empresariado despreocupado y autoridades burocratizadas son algunas de las caracter?sticas de nuestro panorama cultural.

?

En contraparte, vemos movidas espont?neas y un trabajo arduo de colectivos de artistas que van marcando la pauta de la escena cultural local. Pintores, escritores, escultores, videastas, fot?grafos, cineastas, actores y m?sicos que, desde sus estilos propios, tienden puentes para contactarse con la gente no solo en los centros culturales tradicionales y formales. Muchos, convertidos en gestores a punta de intuici?n y preparaci?n constante, crean nuevos espacios y escenarios para expresarse en medio de la letan?a de la ciudad, tomando espacios p?blicos, interviniendo casonas y apropi?ndose de bares.

El Ministerio de la Cultura, recientemente creado, deber?a empezar su labor planteando una visi?n clara que defina a d?nde queremos llegar como foco cultural para nosotros mismos y el mundo entero. Toda mirada a futuro debe partir de un reconocimiento de nuestra identidad, por eso es importante difundir nuestra historia y las manifestaciones que nos caracterizan como pa?s. Del mismo modo, hay que mirar el presente y resaltar nuestra cultura viva, entender la metamorfosis y las relaciones que se dan entre las artes, eso implica revalorar las nuevas formas de expresi?n. Toda gesti?n de la cultura debe tener un sentido articulador y democratizador con el que todos y todas nos sintamos representados.


Comentarios