Domingo, 21 de diciembre de 2008




Viena, 16 de diciembre 

(de "La Jornada")

 Alfred Brendel, uno de los mejores pianistas del mundo, pondrá fin hoy a 60 años de carrera interpretando a Mozart en el Salón Dorado del Musikverein de la capital austriaca, acompañado por la Filarmónica de Viena bajo la dirección de sir Charles Mackerras.

Se despedirá con el Concierto para piano Nº 9, K.271 en mi menor de Mozart, llamado también Hombre joven o Jeunehomme.

Brendel dará dos recitales, el miércoles y el jueves. El concierto Jeunehommees una forma adecuada de celebrar la despedida de Brendel.

Esta obra de juventud, escrita cuando Mozart tenía sólo 21 años, está llena de innovaciones formales sorprendentes y tiene gran exuberancia melódica.

A pesar de que la inimitable forma de caminar de Brendel –un rápido recorrido a través del escenario– se ha inclinado ligeramente con la edad, y de que la artritis le impide tocar obras más exigentes del repertorio, como la Hammerklavier de Beethoven o la Sonata en si bemol de Liszt, este pianista de 77 años no ha perdido su malicioso ingenio ni su alegría.

Aunque sus detractores lo acusan de ser demasiado austero e intelectual, los otros músicos no están de acuerdo.

En un artículo publicado por el diario británico The Guardian esta semana, la pianista Imogen Cooper, ex alumna suya, afirma: “Catalogar de cerebral a Brendel implicaría demasiada frialdad. Él siempre ha sido muy meditabundo. Al escucharlo tocar a Schubert, Mozart, Beethoven, Liszt, se siente su profunda comprensión del idioma de esos compositores”.

Brendel nació en 1931 en Wiesenberg, que actualmente se encuentra en la República Checa.

Cuando lo interrogan sobre su talento musical, insiste en que no fue un prodigio infantil.

“Mis padres no eran músicos. En la casa no había música. No soy un buen lector a primera vista y no he sido dotado de una memoria fenomenal”, afirma en su sitio web.

Músico autodidacta



Además de recibir lecciones de piano esporádicas entre los seis y los 16 años, Brendel tuvo poco entrenamiento formal y se describe como un autodidacta.

Dio su primer recital a los 17 años en Graz (sur de Austria), con obras de Bach, Brahms y Liszt, e interpretó una composición suya.

“Cuando era joven mi carrera en general no fue nada sensacional, sino que progresó paso a paso”, afirma.

Pero la tendencia cambió radicalmente después de un concierto con música de Beethoven en Londres –donde vive desde 1971–; tres grandes empresas disqueras le ofrecieron contratos.

Actualmente Brendel es considerado uno de los artistas más prolíficos en materia de grabación de discos, con un repertorio que comprende a Bach, Haydn, Weber, Schumann, Liszt, Brahms, Mussorgsky y Schoenberg.

Durante su carrera se concentró fundamentalmente en las obras de Beethoven, Mozart y Schubert.

Fue el primer pianista en la historia que grabó toda la obra de Beethoven para piano y uno de los pocos que grabaron todos los conciertos para piano de Mozart.

Brendel, quien ha publicado libros sobre música y poemas humorísticos, afirma que tendrá muchas actividades después de su último concierto.

“A diferencia de algunos de mis colegas, no soy adicto a tocar el piano. Tengo otros intereses además de la música”, afirmó en una reciente entrevista.

“Para el año próximo tengo muchos planes. Después de una interrupción de algunos meses, daré conferencias, clases, seminarios, y continuaré escribiendo. Siempre estoy escribiendo algo”, añadió.

 

 


Tags: pianistas, brendel, alfred brendel, carlos paredes abad

Publicado por Trujilloarteycultura @ 2:23 PM  | M?SICA
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios