Lunes, 19 de mayo de 2008

 al 
La noche del sábado 17 de mayo del 2008 fue muy especial para Trujillo, sobretodo para los amantes del Jazz. Ese género que deleita a grandes y chicos. Y fue gracias al Banco Interamericano de Finanzas y a la Productora de Willi Helmbrecht que tuvieron la feliz idea de llevar al Quinteto de Jazz de Jean Pierre Magnet en una gira por las principales ciudades del norte del Perú.

Y Trujillo no podía ser la excepción. Eran las 8:00pm en el Teatro Municipal y se abrió el Telón, dejándonos escuchar el Quinteto el tema "Festejo blues" de autoría de J.P.Magnet música que de inmediato nos metió de golpe a un festejo de rompe y raja con cortes jazzisticos con impovisaciones muy bien logradas por parte de los excelentes músicos que acompañaron al famoso saxofonista esa noche.

Pero sucedió algo muy poco común: Jean Pierre habló bastante ante el público y en cada intervención puso de manifiesto su amor por la música, sus inicios, su vida, sus amigos y qué lo ligó a Trujillo y por qué tiene a Trujillo siempre en su corazón. Mencionó especialmente a Don Carlos "Pepo" Mannucci Vega, quien lo apoyó mucho en un momento de su carrera.

Y la música continuó. Escuchamos hermosas versiones de Fina Estampa y la Flor de la Canela de Chabuca Granda. No pasaron desapercibidos también el Mambo de Machahuay y el Pio Pio. Mucha gente no había presenciado nunca la interpretación de temas peruanos llevados al Jazz, o más bien nunca habia escuchado el como se Jazzea la música peruana.

La trama es la misma para todo tipo de música en el Jazz: se expone el tema principal y luego manteniendo la misma estructura armónica y secuencia de acordes a modo de loop (repeticiones sucesivas) se van turnando los músicos con sus improvisaciones que por allí encuentran destellos a modo de repuesta del instrumento  solista y al final todos emergen en un "tutti" con el tema principal a manera de recapitulación. Esto es a grandes rasgos lo que sucede con toda la música llevada al jazz.

El improvisador en el Jazz tiene varios caminos para tener éxito cuando toca. Podría por un lado jugar con las notas de los acordes que va abordando, o por otro lado usar escalas jazzisticas que corresponden a determinados estructuras armónicas. Y para esto existe la Páctica y sobretodo la Teoría y Armonía del Jazz. No por algo célebres músicos de grandes grupos musicales han pasado por Conservatorios y Escuelas de Música de renombre, como es el caso de Jean Pierre que hizo lo propio en el Berkeley College of Music de EEUU.

Volviendo al Recital, yo estaba sentado en un palco muy atento al espectáculo cuando JPM nos regaló una balada en donde puso todo de sí con una interpretación muy intensa, romántica, llena de matices, de contrastes que nos emocionó de sobremanera.

Después siguieron joyas de Perez Prado y de Glenn Miller, haciendo alusión JP que en "Moonlight Serenade" o "Serenata a la luz de la Luna" se estaba inspirando en la luna llena que estaba iluminando el cielo trujillano esa noche.

Por allí también escuchamos la "Pollera colorada" de Juan Madera , "Que no pare el carnaval" de Sonny Rollins" y al final un remate con la Marinera "Sacachispas".

Mención aparte se merecen Mariano Liy el bajista del grupo que con mucha experiencia y sobriedad marco el paso de todo el recital. Muy seguro de sí mismo y por allí yendo de la mano con la batería y el teclado para no perderse ningún acorde ni ningún corte dentro del complejo repertorio presentado.

El Tecladista Omar Basallo, hizo gala de lo que decía el programa con mucho salero para todos los temas especialmente con su estilo peculiar de acompañamiento de latin jazz, demostrando en todo momento su amplio conocimiento y virtuosismo.

Alex Sarrín en la batería arrancó muchos aplausos del público. Con sus improvisaciones dictó cátedra de como se puede bien hacer un buen "vacilón" con un huayno, una marinera, un vals, un festejo, un bolero, etc,etc. Nos mostró un muy buen dominio rítmico con una muy buena dinámica en sus interpretaciones.

De Omar Basallo (el sucesor de Chocolate Algendones) no podía dejar de hablar porque se pasó en la percusión, con un ritmo y compás inigualables que contagiaban a la audiencia, más aún cuando salió al borde del escenario (francamente pensé que se caía al foso) con Mariano y nos dió un "Concierto de zapateo", fue muy aplaudido.

En conclusión, la ciudad de Trujillo tuvo el privilegio de escuchar en vivo al gran  Maestro Jean Pierre Magnet, algo que no se da muy a menudo por estos lares.



Espero que WH Producciones siempre con el apoyo de empresas e instituciones que apuestan por el arte musical -como en esta oportunidad fueron la Municipalidad Provincial de Trujillo, Danper, Ron Solera, Hoteles Costa del sol, Hotel Pullman, Grafica Real y el Banco Intermericano de Finanzas- nos sigan dando este tipo de regalos que no hacen otra cosa que elevarnos el espíritu y darnos mas ganas de vivir dentro de este mundo que no es tan malo como parece.


Tags: quinteto de jazz, jean pierre magnet, jazz, trujillo peru, carlos paredes, carlos paredes abad

Publicado por Trujilloarteycultura @ 5:49 PM  | M?SICA
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios