Lunes, 18 de febrero de 2008




FRONTIS DEL IMPONENTE EDIFICIO

Los días 12, 13 y 14 de febrero del 2008 se realizó en Caracas el "Segundo Taller Internacional de Análisis y Desarrollo de Condiciones para la creación de las Orquestas Sinfónico Corales Juveniles e Infantiles en la Región" evento organizado por la Fundación del Estado para el Sistema Nacional de las Orquestas Sinfónicas Juveniles e Infantiles de Venesuela (FESNOJIV) y la Corporación Andina de Fomento (CAF) con la concurrencia de músicos representantes de diversos Países de Latinoamérica como Brasil, colombia, Ecuador, Perú y Uruguay, quienes se reunieron con el Maestro José Antonio Abreu para coordinar acciones para el 2008.





EN LA FOTO CARLOS PAREDES ABAD Y DIEGO RODRÍGUEZ DE TRUJILLO (PERÚGui?o

 

 

 

 

(de www.fesnojiv.org)

Centro de Acción Social por la Música 

En el nuevo centro de la FESNOJIV, la dimensión social de la enseñanza musical adquirirá su máxima expresión Cerca de la Mezquita de Caracas, frente a la Casa del Artista, en el sector Santa Rosa de Quebrada Honda, se levanta el nuevo sueño del Sistema de Orquestas Juveniles e Infantiles de Venezuela. Una luminosa edificación, concebida como un centro musical y cultural único, moderno, dinámico y ambicioso, que se ha construido pacientemente, piso a piso y ladrillo a ladrillo, para empinar y desarrollar, en su máxima expresión, toda la potencialidad artística y social de la FESNOJIV. José Antonio Abreu lo ha bautizado con el nombre de Centro de Acción Social por la Música, y el hombre que lo diseñó y que ha velado por su calidad y su feliz culminación es el arquitecto venezolano Tomás Lugo, uno de los autores del proyecto arquitectónico del teatro Teresa Carreño y de otras salas e infraestructuras artísticas del país, entre ellas el auditorio del Centro Cultural Corp Group y una buena área del Museo de Arte Contemporáneo de Caracas.

El Centro de Acción Social por la Música, que cuenta con un área de catorce mil setecientos cincuenta metros cuadrados, es un edificio funcional, austero y posee una alta tecnología que, según Lugo, sintetiza –desde el punto de vista conceptual y físico- la suma de numerosas experiencias positivas que ha logrado el Sistema Nacional de Orquestas Juveniles e Infantiles de Venezuela a lo largo de más de treinta años. “De alguna manera, comenta Lugo, la construcción dignificará el esfuerzo de miles de personas de toda Venezuela durante tanto tiempo y recompensa, en parte, las exigencias de las nuevas generaciones de músicos dormados por la FESNOJIV. La estructura fue diseñada tomando en consideración requisitos especiales de acústica.


EL MAESTRO JOSE ANTONIO ABREU DISERTANDO ANTE VISITANTES LATINOAMERICANOS ( lo acompañan Valdemar Rodríguez y Eduardo Mendez)


Tiene diversos espacios distribuidos en áreas de instrucción musical, salas de ensayo instrumental y de práctica coral, biblioteca, salas de conciertos y teatro, salas de música de cámara y una concha acústica al aire libre, en la zona sur del edificio y que formará parte del Parque Los Caobos, así como talleres de fabricación de instrumentos musicales, un espacio para el centro Nacional Audiovisual de Música Inocente Carreño CNAMIC, cabinas de grabación, camerinos, cafeterías, servicios administrativos y sanitarios.

Además, contará con equipos especiales como sistema mecánico teatral, iluminación profesional, sistemas de sonido y video y servidores y redes con conexión nacional e internacional. UN ESPACIO CON MAGIA Explica Tomás Lugo que el terreno fue donado por el Instituto Nacional de la Vivienda INAVI, y la construcción, acariciada por más de quince años, sólo fue posible gracias al milagroso concurso del Banco Interamericano de Desarrollo que, por el amplio conocimiento y aprecio que tiene por el sistema Nacional de Orquestas Juveniles e Infantiles de Venezuela, concedió el crédito financiero para acometer la obra. “La parcela que nos asignaron, explica Lugo, mide aproximadamente tres mil metros cuadrados. Tuvimos que respetar algunas variables urbanas del boulevar, que exigen, por ejemplo, una gran acera para el paso de transeúntes, es decir, el espacio público y, por otro lado, una altura determinada. Por supuesto que nos hubiese gustado construir este centro sobre un espacio cuatro veces más grande, de manera de expandir las zonas de circulación entre las diferentes áreas y no tener que depender de ascensores.

Sin embargo, ese era el terreno que teníamos y con ese espacio trabajamos para producir una edificación que estoy seguro será ampliamente visitada por la magia que de ella amanará.” El arquitecto considera que el reto más difícil del proyecto fue conformar el equipo de trabajo, puesto que muchos de los colegas que habían trabajado con él en obras como el Teatro Teresa Carreño, ya se habían retirado. “De manera que tuve que formar un grupo nuevo y entrenarlo para que entendiera la esencia de una obra de este tipo. En este edificio se emplearon técnicas no utilizadas normalmente en la industria de la construcción, por lo que tuve que convencer a muchos profesionales sobre la necesidad de aplicar soportes especiales para el caso de varios requerimientos técnicos”, comenta.

Tomás Lugo señala que el Centro de Acción Social por la Música es un edificio que tiende a procurar el silencio. Las necesidades acústicas del mismo y su gran diversidad de ambientes, lo llevaron a emplear diferentes materiales aislantes como el piso de goma y la fibra de vidrio en casi toda la estructura que consta de diez pisos: siete hacia arriba desde la planta baja y tres de sótanos. Explica, además, que la complejidad de la obra reside en el tratamiento especial del ruido, ya que cada área debe ser independiente sonoramente una de la otra, con el fin de ofrecer ambientes donde la concentración sea posible, que es uno de los requisitos indispensables para que los músicos puedan desarrollar su trabajo. “El gran número de salas del centro, donde simultáneamente se desarrollarán actividades, ensayos o presentaciones, nos obligó a tratar las paredes, pisos y techos con dichos aislantes.



CARLOS PAREDES ABAD EN EL MAJESTUOSO
AUDITORIO "SIMÓN BOLÍVAR"



Además, todas las instalaciones que recorren el edificio, como las de agua, electricidad y aire acondicionado, también están aisladas para evitar vibraciones en la estructura. Por otra parte, se buscó que el ruido de las salas no contamine las zonas exteriores del edificio y viceversa. Es decir, que todos los pisos, con excepción del sexto, exclusivo para oficinas administrativas, fueron trabajados copn un sistema acústico especial”. Lugo también comenta que, con la tecnología empleada, el edificio, que es practicamente el regalo para la FESNOJIV por su trigésimo aniversario que cumplió el pasado 12 de febrero de 2005, será el único en Venezuela, ya que ninguna obra de este tipo resume la diversidad de técnicas utilizadas, desde el punto de vista de la ingeniería de construcción. “Me atrevo a decir que esta infraestructura será única en América Latina, de la misma manera como el Sistema Nacional de Orquestas Juveniles e Infantiles de Venezuela es hoy en día un modelo de enseñanza musical único y universal.

Se trata, sin duda alguna, de una edificación construida bajo el criterio social y colectivo que anima al movimiento orquestal venezolano, donde la suma de las partes es lo más importante”, añade. El edificio del Centro de Acción Social Social por la Música se divide en dos grandes áreas: el componente norte –cuya cara da hacia el boulevar-, estará dedicado a la parte docente y académica. El componente sur –con cara hacia el Parque Los Caobos- integrará la sala de conciertos principal, con butacas para mil cien personas, la sala 2 de conciertos, con butacas para cuatrocientas personas, y las salas de ensayo asociadas a estas áreas de presentaciones.

En cuanto a las salas de ensayos, hay una amplia gama: salas de ensayo individual, para un músico y un profesor; salas de ensayos dobles, para dos o tres músicos y un profesor; salas de ensayo de piano; salas de ensayo seccionales, para instrumentos de cuerda, madera, metal y poercusión; y una sala de ensayo general. De manera que cada fila de instrumentos de las orquestas sinfónicas tendrá un espacio específicamente diseñado para sus requerimientos. Cabe destacar que la sala de concierto principal, con escenario, foso y gradería, ha sido diseñada con una tecnología acústica que ofrecerá el mejor sonido a músicos y público en general y allí se podrán realizar todo tipo de montajes musicales, operísticos, dancísticos y teatrales.

SEDE DE LA EXCELENCIA Y LA INNOVACION A través del programa denominado “Programa de Apoyo al Centro de Acción Social por la Música”, el Banco Interamericano de Desarrollo busca consolidar académica y financieramente el Sistema Nacional de Orquestas Juveniles e Infantiles de Venezuela. El BID lo ha proyectado como una gran universidad abierta a la enseñanza musical especializada, en cuya sede se podrá realizar el mayor intercambio educativo musical y artístico de América Latina en los próximos años. Pero nadie mejor que José Antonio Abreu, alma y cerebro de esta nueva meta, para explicar la esencia y contenido de esta innovadora sede.

“El Centro de Acción Social por la Música es un proyecto a través del cual la dimensión social de la FESNOJIV adquiere un énfasis prioritario. Todo lo que concierne a la utilización de la música en la educación, rescate y rehabilitación de los niños, niñas y adolescentes, especialmente de aquellos que tienen algún tipo de incapacidad, será atendido allí. Igualmente, los estudios y programas de musicoterapia serán una de las grandes líneas de acción en ese Centro.

En este mismo sentido, todos los aspectos que tienen que ver con el tratamiento de los niños de la calle, que hemos iniciado hace algunos años con el Instituto Nacional del menor y con instituciones como Fundatenea, serán desarrollados allí mediante un programa de capacitación docente, sumamente intenso. En la misma línea, está el proyecto de introducción del Sistema de Orquestas Infantiles en régimen escolar regular, y esa es una prioridad a corto plazo: formar a los maestros que puedan enseñar música a los niños, tanto en la parte instrumental como en la coral, desde el pre escolar”.

“El otro aspecto que propiciaremos en el Centro de Acción Social por la Música será la integración artística, el desarrollo de la creatividad infantil integral desde la más tierna edad, para que los pequeños aprendan a interactuar en el seno de las artes, a través de la danza, del teatro, la ópera, el canto, la fotografía y el video, como si fuera un crisol donde se encuentran y se funden todas las tendencias creativas.Y, por supuesto, será un centro fundamental para la proyección internacional de la música, de nuestras orquestas y músicos virtuosos, a donde deberán concurrir, permanentemente, los líderes de los sistemas orquestales y corales infantiles y juveniles de todo el continente para desarrollar allí importantes programas académicos, cursos de entrenamiento para los directores de orquestas y otros especialistas de la música. Será, en síntesis, una plataforma para la integración cultural latinoamericana”.

 

 



Tags: centro latinoamericano, accion por la musica, jose antonio abreu, caracas venezuela, orquestas juveniles, carlos paredes abad